Conocer el motivo exacto de la migraña sigue siendo un gran reto para el mundo científico. No obstante, un estudio internacional de la Universidad de Utah y publicado en la revista Neuron, parece haber encontrado una explicación.

Un neurotransmisor clave que surge en el cerebro llamado “columnas masivas de glutamato” podría ayudar a explicar la aparición de la migraña, y también una amplia franja de enfermedades neurológicas como el accidente cerebrovascular y la lesión cerebral traumática.

El estudio, que se realizó en ratones de laboratorio, encontró que una liberación anormal de glutamato en el espacio extracelular (área entre las células cerebrales) podría provocar ondas de actividad similares a tsunamis que se extienden por el cerebro y otros trastornos o enfermedades del sistema nervioso, conocido técnicamente como despolarizaciones. En otras palabras, en el momento de una crisis de migraña, nuestro cerebro está presentando un tsunami que incrementa paulatinamente su intensidad hasta invadir todo el cerebro con ondas de actividad desmedidas que se manifiestan externamente en forma de fuertes dolores.

¿Cómo le llegó a ese resultado?

Se estaban estudiando anomalías en la señalización de glutamato en ratones portadores de un gen humano que conduce a la migraña hemipléjica familiar tipo 2 (FHM2). Este glutamato es un neurotransmisor esencial que se libera como señal entre células nerviosas, pero demasiado glutamato puede sobreexcitar las células hasta dañarlas, provocando que el cerebro desarrolle formas de limitar sus efectos.

Precisamente, trabajos anteriores en Italia ya encontraron que la mutación FHM2 ralentiza la velocidad de eliminación de glutamato del espacio extracelular, lo que conduce a una actividad excesiva de las redes cerebrales. Además, los investigadores de este reciente estudio encontraron grandes columnas o bocanadas de liberación de glutamato que surgieron espontáneamente y parecían extenderse desde una ubicación central.

¿Por qué ocurren las columnas de glutamato?

Estas columnas de glutamato surgen de una interacción disfuncional entre neuronas y astrocitos, células cerebrales que regulan las funciones trascendentes en el cerebro, como la actividad de los neurotransmisores, como el glutamato, principal neurotransmisor del sistema nervioso central. La liberación excesiva de glutamato por parte de las neuronas o una captación escasa de estos astrocitos es lo que podría provocar la formación de estas columnas o cascadas que, a su vez, desembocarían en las ondas de actividad cerebral en forma de “tsunami”.

Este “tsunami” se manifiesta en el exterior con un fuerte dolor, pero internamente todo se sustenta en el efecto “contagio” y la reacción en cadena: una neurona se activa y emite una señal que es copiada por otras neuronas que se encuentran en el mismo sector. Posteriormente, la lógica de sobreexcitación indicada se repite en otras áreas del cerebro, hasta masificarse y generalizarse.

Si se estudiara más de fondo la despolarización masiva se podría comprender mejor las dinámicas cerebrales y las enfermedades neurológicas, abriendo nuevas vías de abordaje y tratamiento más eficaz.

Fuente: Non-canonical glutamate signaling in a genetic model of migraine with aura. Parker et al. Neuron (2020). DOI:https://doi.org/10.1016/j.neuron.2020.11.018