Tener migraña y estar embarazada podría tener complicaciones obstétricas y postnatales, así lo ha concluido un nuevo estudio presentado en el 7º Congreso de la Academia Europea de Neurología (EAN) que se ha celebrado este mes de junio.

La investigación, realizada en Israel, analizó los embarazos de 145.102 mujeres entre 2014 y 2020, siendo el primer embarazo de cada mujer.  Concretamente, se analizó el modo del parto, las complicaciones médicas y obstétricas en cada trimestre del embarazo y el uso de medicamentos durante todo el período de gestación. Cabe destacar que 12.222 de estas mujeres experimentaron migrañas y casi 1.600 migraña con aura, es decir, migraña con síntomas asociados que pueden afectar a la vista, al tacto y/o al lenguaje.

Los resultados mostraron que las mujeres con migrañas tenían un riesgo más alto de complicaciones obstétricas y postparto. Precisamente, las tasas de admisión a departamentos de hospital de alto riesgo fueron de un 6% entre las que no tenían migrañas, de un 6,9% entre las que tenían migrañas sin aura, y de un 8,7% entre las que tenían migrañas con aura.

Por otro lado, las mujeres que tenían migraña también presentaron un riesgo significativamente mayor de sufrir diabetes gestacional, hiperlipidemia y coágulos sanguíneos durante el período del embarazo. Además, durante el parto, estas mujeres también presentaron mayores tasas de anestesia epidural, aunque no tuvieron un mayor riesgo de partos asistidos.

La autora principal del estudio, Nirit Lev, jefa del departamento de Neurología del Centro Médico Meir e investigadora principal de la Facultad de Medicina Sackler de la Universidad de Tel Aviv, en Israel, explica que el estudio “confirma que las mujeres que padecen migraña tienen un mayor riesgo de sufrir una serie de complicaciones médicas y obstétricas.”

Por ello, recomienda que las mujeres embarazadas con migraña se las clasifique como un embarazo de alto riesgo y, por tanto, sean tratadas según un protocolo de alto riesgo. Entre los factores existentes que contribuyen a un embarazo de alto riesgo encontramos la edad avanzada, un embarazo con más de un bebé y si ha habido complicaciones en un embarazo anterior. Además, también entrarían como factores de riesgo la diabetes, la epilepsia, la presión arterial alta y, en este caso, la migraña.

En la investigación, y como explica la autora del estudio, también se descubrió que las personas migrañosas tienen un mayor riesgo de desarrollar depresión durante el embarazo y después del parto, lo que pone de manifiesto una vez más la necesidad de ofrecer una consulta neurológica durante el embarazo y un apoyo y seguimiento adecuado tras el parto.

Cabe destacar que el estudio solo se ha presentado en la reunión anual virtual de la Academia Europea de Neurología (European Academy of Neurology) y que todavía la publicación es considerada como preliminar, hasta que se publique en una revista revisada por profesionales.


Fuente:

  • Anderson, P. (2021, 26 junio). Women With Migraine «High-Risk» Patients During Pregnancy. Disponible aquí.