¿Alguna vez has escuchado a hablar de la terapia con luz verde? Una investigación de la University of Arizona Health Sciencie ha encontrado que esta terapia reduce la frecuencia e intensidad del dolor de cabeza provocado por la migraña, además de repercutir positivamente en la calidad de vida de las personas que padecen migraña.

Precisamente, este es el primer estudio clínico que evalúa la exposición a luz verde como una potencial terapia preventiva para los pacientes con migraña, tal y como afirma el Dr. Mohab Ibrahim, principal autor del trabajo, que considera que este hallazgo es un gran avance para el tratamiento de esta enfermedad neurológica.

El estudio analizó a 29 personas con migraña crónica (63%) y episódica (86%) que no les habían funcionada otras terapias tradicionales, como los fármacos orales o las inyecciones de bótox. Se observó que la exposición a la luz verde redujo, en la mayoría de los participantes, el número de días con dolor al mes una media de alrededor del 60%.

¿Cómo se realizó el estudio?

Los pacientes fueren expuestos a luz blanca una o dos horas al día durante 10 semanas. Después de 2 semanas, fueron expuestos a luz verde durante otras 10 semanas. A lo largo de la investigación, los sujetos respondieron diferentes encuestas y cuestionarios para que informasen sobre el número de crisis de migraña que tenían y la intensidad de los mismos, así como indicadores de su calidad de vida, como la capacidad de conciliar el sueño y para realizar su trabajo.

Utilizando una escala numérica para medir el dolor de 0 a 10, se observó que la exposición a la luz verde logró una reducción del dolor de un 60% (de 8 a 3,2). Además, esta terapia también acortó la duración del dolor y mejoró la capacidad de conciliar el sueño y de realizar actividades cuotidianas como trabajar. Es importante también destacar que no se recopiló ningún efecto secundario asociado a la exposición de luz verde.

Tal y como ha explicado el Dr. Ibrahim, la luz verde que se ha utilizado tenia una intensidad y frecuencia determinadas. Los sujetos se sometieron a una exposición de luz durante un tiempo adecuado, ya que al igual que en los medicamentos, existe un punto óptimo de luz indicado para esta terapia.

Y es que tal y como concluye también el Dr. Patwardhan, coautor del estudio, la migraña sigue siendo un desafío y el uso de una terapia no farmacológica como la luz verde podría suponer una ayuda para pacientes que no responden a los tratamientos farmacológicos.

Es importante ser cautos con estos hallazgos principalmente porque existen algunas limitaciones metodológicas en este estudio como es el escaso número de pacientes participantes. Por lo que será necesario seguir investigando al respecto para tener más conocimiento.

Fuente:

  • Martin, L. F., Patwardhan, A. M., Jain, S. V., Salloum, M. M., Freeman, J., Khanna, R., … Ibrahim, M. M. (2020). Evaluation of green light exposure on headache frequency and quality of life in migraine patients: A preliminary one-way cross-over clinical trial. Cephalalgia, 033310242095671. https://doi.org/10.1177/0333102420956711