¿Cuántas veces habremos escuchado que usar el móvil o estar expuesto a pantallas durante muchas horas puede provocarnos dolor de cabeza?

La mayoría de las personas usamos a diario un teléfono inteligente o smartphone. Estos teléfonos tienen la peculiaridad de permitirnos estar conectados 24 horas a nuestro entorno y al mundo en general. No obstante, ese uso frecuente puede traernos problemas en nuestra salud.

Precisamente, un estudio publicado en la revista americana American Academy of Neurology ha encontrado una relación entre el uso de teléfonos inteligentes y las migrañas. El estudio ha hallado que las personas que usan teléfono móvil inteligente con frecuencia y que, además tienen migraña, tienden a tomar más fármacos que aquellas que también la sufren pero no usan smartphone.

Los investigadores recogieron datos de 400 personas con diferentes tipos de dolor de cabeza (migraña y otras cefaleas tensionales). De ellas, algo más de la mitad (206) usaban un teléfono móvil inteligente y las que no usaban tenían una edad mayor y un nivel educativo más bajo. Sin embargo, ambos grupos presentaban dolores de cabeza muy similares, excepto los que tenían migraña con aura, que formaban el mayor grupo de usuarios.

Los resultados mostraron que las personas que usaban smartphones eran más propensas a tomar analgésicos para los dolores de cabeza, llegando a tomar de media ocho pastillas al mes; en cambio, los que no usaban estos dispositivos solo tomaban de media cinco pastillas al mes. Además, un 84% de los usuarios de teléfonos inteligentes dijeron encontrar un alivio para su dolor de cabeza con los analgésicos, en comparación con un 94% de los que no eran usuarios.

No obstante, los investigadores recalcan que los datos del estudio fueron reportados por los pacientes, de manera que pueden existir errores de memoria. Además, es posible que se requieran estudios longitudinales para confirmar estos hallazgos.


Fuente:

  • Smartphone use and primary headache. (2020). Neurology Critical Practice, neurology.org. https://doi.org/10.1212/CPJ.0000000000000816