¿Alguna vez te has preguntado si existe relación entre la migraña y la enfermedad cerebrovascular? Aunque puedan parecer dos dolencias sin relación alguna, en los últimos años la migraña con aura (migraña acompañada de otros síntomas que pueden afectar a diferentes sentidos como a la vista, al tacto y/o al lenguaje) ha ido ganando espacio como un factor más de riesgo cerebrovascular.

Cabe esperar que la migraña y el ictus tengan una asociación superior a la esperada, pues ambas enfermedades son muy comunes en la población general. De hecho, es cierto que la relación puede ser de coincidencia, sin embargo, son muchos los estudios que han permitido establecer una relación de causalidad entre la migraña y este evento cerebrovascular.

Precisamente, un estudio publicado en la revista Neurología, de la Sociedad Española de Neurología, ha revisado diferentes artículos marcando la migraña como factor de riesgo cerebrovascular, la presencia de infartos clínicamente silientes (infartos que no muestran síntomas) en pacientes con migraña y la posibilidad de sufrir un infarto cerebral o ictus como complicaciones directas de las personas que sufren migraña con aura.

En estos estudios se ha demostrado que el riesgo de ictus aumenta en mujeres que sufren migraña con aura y que son menores de 45 años. Además, este riesgo aumenta todavía más con la presencia de otros factores de riesgo como el tabaco y tomar anticonceptivos orales. En los estudios revisados se demuestra que el riesgo es 3 veces mayor en personas fumadoras y más de 4 veces cuando se consumen anticonceptivos orales.

¿Qué explicación científica podría haber detrás de los ictus en personas migrañosas?

Se cree que durante los ataques de migraña se liberan péptidos protrombóticos (factores que aumentan la coagulabilidad de la sangre), proinflamatorios y otros péptidos vasoactivos que pueden dañar el endotelio vascular (capa interna de los vasos sanguíneos o arterias) y dar lugar a un evento cerebrovascular. La migraña puede modificar estas propiedades homeostáticas del endotelio incidiendo en el desarrollo de eventos trombóticos fuera del ataque de la migraña, como por ejemplo un ictus.

¿Qué podemos hacer para prevenirlo?

Con un buen manejo de la migraña y controlando los otros factores de riesgo cerebrovasculares, el riesgo de ictus puede disminuir en las personas migrañosas. Dejar de fumar y parar la toma de anticonceptivos orales en mujeres que sufren migraña con aura y que presentan otros factores de riesgo cerebrovasculares (hipertensión, diabetes, obesidad…) es aconsejable en estos casos.

No obstante, si se siguen consumiendo anticonceptivos, es aconsejable que se opte por los que tienen menores dosis de estrógenos o que solo tengan progestágenos. Siempre se recomienda que se hagan revisiones para controlar los factores de riesgo que pueden surgir por malos hábitos de vida a lo largo del tiempo.

No obstante, si a pesar de esto ocurre un evento cerebrovascular como el ictus, se deberán aplicar las medidas de prevención secundaria necesarias en estos casos.


Fuente:

  • Caminero, A. B., Sánchez Del Río González, M. (2012). Migraña como factor de riesgo cerebrovascular. Neurología, 27(2), 103-111. https://doi.org/10.1016/j.nrl.2011.03.009