Este mes de septiembre se presentó el estudio europeo “La realidad de la migraña: paciente y entorno” (en inglés, Beyond Migraine: The Real You) impulsado por la compañía TEVA con la colaboración de la Alianza Europea de Migraña y Cefalea (EMHA), entidad de la que es miembro AEMICE.

Este estudio ha puesto de manifiesto el impacto que tiene la migraña en la vida de las personas que la padecen. Un total de 7.500 personas con migraña contestaron la encuesta online, dando a conocer que 9 de cada 10 sentían que la migraña tiene un impacto negativo en su calidad de vida. Además, casi el 42% se mostraron insatisfechos con el tratamiento prescrito para tratarla.

Precisamente, la migraña impacta en todos los ámbitos de la persona que la padece: en el ámbito familiar, personal, social e incluso en el laboral. Según los datos obtenidos en este estudio, el 60% de los pacientes indicaron que la migraña ha repercutido negativamente en su vida especialmente en los jóvenes, cuyo impacto en la educación es también relevante.

Por otro lado, los pacientes también mostraron su opinión entorno al tratamiento que recibieron; el 77% dijo que el médico que los atendía se tomaba muy en serio su enfermedad, pero el 30% también consideraba que su doctor no estaba suficientemente informado sobre los últimos tratamientos para la enfermedad.

Como señala Elena Ruiz de la Torre, directora de la Alianza Europea de Migraña y Cefalea (EMHA) y vicepresidenta de AEMICE, “la percepción de los pacientes es que hay margen de mejora en el conocimiento de los profesionales sanitarios sobre la migraña, ya que casi una cuarta parte de los pacientes sienten que su médico no ha entendido suficientemente su condición”. En esta misma línea, la directora destaca que, aunque es cierto que se han producido mejoras significativas en el manejo de la migraña, todavía sigue habiendo una necesidad real por parte de los pacientes, que aumente la concienciación, incremente el conocimiento entorno a esta enfermedad y se integre un procese de diagnóstico de la migraña mucho más rápido del actual.

Y es que la migraña causa episodios recurrentes de dolor que pueden durar desde 4 horas a incluso 72. A menudo, este dolor de cabeza pulsátil e intenso va acompañado por náuseas, vómitos, fotofobia o fonofobia, entre otros síntomas.

Puedes ver el estudio completo en este enlace.