Cuántas veces habremos escuchado que la menstruación se encuentra detrás de muchas crisis de migraña. Diferentes estudios ya han demostrado una relación entre la migraña y la menstruación que podría deberse a la bajada brusca de los niveles de estrógenos que suele producirse justo antes de la menstruación. No obstante, la hipertensión arterial también jugaría un papel muy importante en este caso. 

Precisamente, un estudio publicado en la prestigiosa revista médica de la Academia Americana de Neurología ‘Neurology’ ha concluido que las mujeres que sufren migraña antes de la menopausia pueden tener un mayor riesgo de desarrollar hipertensión arterial después de la menopausia 

En ese sentido, y como bien explica el autor del estudio, la hipertensión es un factor de riesgo de enfermedad cardiovascular ya que cuanto más alta es la tensión arterial, más esfuerzo debe realizar el corazón para bombear la sangre hacia el cuerpo.  Y es que, además, después de la menopausia las mujeres sufren menos migrañas, pero también aumenta la prevalencia de la hipertensión arterial.  

Para poder llegar a este triángulo relacional (migraña, hipertensión arterial y menopausia), se analizaron a 56.202 mujeres que no padecían hipertensión ni enfermedades cardiovasculares a la edad en la que comenzó su menopausia. De este grupo, 46.659 mujeres no habían tenido nunca migraña y 9.543 la habían padecido.  

Las mujeres fueron seguidas durante 20 años y, en este período, debían completar encuestas de salud cada dos o tres años. Al final del estudio, 11.030 mujeres declararon haber sufrido migraña. 

Durante todo este período, un total de 12.501 mujeres desarrollaron hipertensión arterial. Entre ellas se encontraban 9.401 mujeres sin migraña y 3.100 mujeres con migraña. Además, también se observó que las mujeres con migraña desarrollaron hipertensión a los 63 años, mientras que las mujeres que no habían sufrido migraña lo hicieron a los 65. 

Para poder obtener resultados más específicos, los investigadores también calcularon el riesgo de desarrollar hipertensión arterial utilizando los años-persona, que representan tanto el número de personas en el estudio como la cantidad de tiempo que cada persona pasa en él. 

Durante los 826.419 años-persona del estudio, hubo una tasa global de 15 casos de hipertensión arterial diagnosticados por cada 1.000 años-persona. En el caso de las mujeres sin migraña, la tasa fue de 14 casos por cada 1.000 personas-año, frente a los 19 casos por cada 1.000 personas-año de las mujeres con migraña. 

Teniendo en cuenta otros factores como el IMC (índice de masa corporal), los niveles de actividad física y los antecedentes familiares de enfermedades cardiovasculares, los investigadores descubrieron que las mujeres que tenían migraña antes de la menopausia presentaban un 29% más de riesgo de desarrollar hipertensión arterial tras la menopausia. Además, los investigadores descubrieron que el riesgo de desarrollar hipertensión arterial era similar en las mujeres con migraña con aura y sin ella. 

Tal y como explica el autor del estudio, “se ha demostrado que las personas con migraña presentan signos tempranos de rigidez arterial. Los vasos más rígidos y pequeños no son tan capaces de acomodar el flujo sanguíneo, lo que provoca un aumento de la presión”, aunque también es posible que estas asociaciones se deban a la genética. No obstante, investigaciones anteriores ya han demostrado que la migraña aumenta la probabilidad de sufrir eventos cardiovasculares, la identificación de factores de riesgo adicionales, como la mayor probabilidad de sufrir hipertensión arterial entre las personas con migraña, podría ayudar a individualizar el tratamiento o la prevención.  

Es importante destacar que el estudio no demuestra una relación causa-efecto entre la migraña y la hipertensión después de la menopausia, sino que muestra una asociación entre ambas condiciones. 


Fuente: 

  • MacDonald, C. J., El Fatouhi, D., Madika, A. L., Fagherazzi, G., Kurth, T., Severi, G., & Boutron-Ruault, M. C. (2021). Association of Migraine With Incident Hypertension After Menopause: A Longitudinal Cohort Study. Neurology, 10.1212/WNL.0000000000011986. https://doi.org/10.1212/wnl.0000000000011986