Neuralgia: qué es,
causas, síntomas
y tratamiento

La neuralgia es un trastorno sensitivo que afecta de forma dolorosa
a los nervios de la cara, el cráneo o el cuello.
Se considera la neuropatía más frecuente
(una enfermedad del sistema nervioso periférico o central).
Descubre más sobre ella aquí.

¿Qué es la neuralgia?

La neuralgia es un dolor que afecta a los nervios de la cara, el cráneo o el cuello debido a la compresión, irritación o infección de estos.
Se considera la neuropatía (enfermedad del sistema nervioso periférico o central) más frecuente.

¿Por qué es diferente de la cefalea? El dolor aparece en la cara y no en la cabeza.

Tipos de neuralgias

Neuralgia del trigémino o tic doloroso
  • Provoca dolor, similar a una descarga eléctrica, en una zona determinada del rostro.
  • El dolor aparece y desaparece de forma repentina y dura aproximadamente 2 minutos.
  • Puede desarrollarse sin motivo aparente o como consecuencia de un trastorno diagnosticado previamente.
  • El dolor aparece debido a estímulos inocuos como lavarse la cara, masticar o sonarse la nariz.
  • Es la más común.
Neuralgia del glosofaríngeo
  • El dolor es intenso y pasajero y se localiza en una zona concreta, como el oído, la base de la lengua,
    la zona de las amígdalas (fosa amigdalina) y/o bajo el ángulo de la mandíbula.
  • Puede aparecer al tragar, hablar, toser, bostezar, estornudar, aclararse la garganta…y aparecer y desaparecer
    de forma parecida a la neuralgia del trigémino.
Neuralgia del nervio intermediario o de Hunt

Aparece con el empeoramiento de un dolor breve en el conducto auditivo, que puede expandirse hacia detrás de la cabeza.
Causas: Puede aparecer sin motivo, o bien debido a la complicación de un herpes zóster.

Neuralgia occipital

Dolor agudo e intenso, que se localiza en un lado o en ambos lados de la parte posterior del cuello cabelludo
(nervios occipitales mayor, menor y tercero). Afecta, con más frecuencia, al nervio occipital mayor o nervio Arnold (neuralgia de Arnold).
Algunas veces, la zona afectada puede perder sensibilidad.

Otras Neuralgias

También existen otras neuralgias craneales como la auriculotemporal, supraorbitaria del nervio nasal o nasociliar,
del nervio infraorvitario y laríngeo superior o el síndrome cuello-lengua, entre otras.

Síntomas de la neuralgia

El dolor…

Es intenso de principio a fin y afecta al sistema nervioso.

Puede aparecer en la cara, cuello o cabeza.

Es de corta duración.

Causas de la neuralgia

En algunos casos aparece sin razón aparente. En otros casos, es consecuencia de:

  • Infección de un nervio
  • Herpes zóster
  • Alteración estructural

Si afecta a un nervio que transmite estímulos nerviosos a la cabeza, puede generar cefalea.

Diagnóstico de la neuralgia

Varía según su tipología. Las pruebas de diagnóstico más comunes son…

  • Análisis de historial clínico, que permita detectar si has sufrido eventos cerebrovasculares,
    migraña y/o alguna enfermedad neurodegenerativa como la Esclerosis Múltiple.
  • Técnicas de neuroimagen como una resonancia magnética en la zona afectada o con dolor (cara, cuello, cabeza).
  • En algunos casos, se puede realizar una radiografía simple o tac cervical.
  • Test cuantitativos sensoriales
  • Examen otorrinolaringológico (oído, nariz y garganta)
  • Anestésico local para saber si el dolor desaparece o no

Tratamiento de la neuralgia

Según el tipo de neuralgia, el especialista te indicará un tratamiento u otro. Los más utilizados son:

Tratamiento farmacológico

La Carbamacepina es el tratamiento más común y eficaz. También se utilizan:

  • Baclofeno
  • Gabapentina
  • Pregabalina
  • Lamotrigina
  • Fenitoína
  • Topiramato
  • Levetiracetam
  • Lacosamida
  • Bloqueantes de receptores de NMDA como la duloxetina y la venlafaxina

Tratamiento quirúrgico

Se realiza normalmente cuando el tratamiento con medicamentos no hace efecto. Tiene como objetivo
interrumpir los impulsos nerviosos en algún punto del recorrido neuronal y son técnicas que requieren solo anestesia local.
En algunos casos, se pueden realizar técnicas percutáneas (a través de la piel).

En algunos casos, pueden ser de ayuda las terapias complementarias.

¡Acude al médico para saber qué tratamiento es el más adecuado
y entrégale tu diario de síntomas!