Imprimir
Categoría: Cefaleas Primarias
Visto: 3424

Nombres alternativos:

Cefalea histamínica; Neuralgia migrañosa; Dolor de cabeza histamínico; Cefalea del suicidio

Definición:

Es un dolor que afecta un lado de la cabeza y puede involucrar lagrimeo de los ojos y congestión nasal. Estas cefaleas ocurren en forma repetitiva cada día a la misma hora durante varias semanas y luego desaparecen.

Síntomas:
Una cefalea en brotes comienza como un dolor de cabeza súbito e intenso. El dolor de cabeza ataca más comúnmente de dos a tres horas después de quedarse dormido, por lo general durante la fase del sueño (movimientos oculares rápidos o MOR).

El dolor ocurre en un lado de la cabeza y se puede describir como:
* Urente
* Agudo
* Constante

El dolor puede ocurrir en y alrededor de un ojo y puede:
* Abarcar un lado de la cara, desde el cuello hasta la sien.
* Empeorar rápidamente, llegando a su pico máximo al cabo de 5 a 10 minutos.

El dolor más fuerte puede durar de 30 minutos a 2 horas.

El ojo y la nariz en el mismo lado del dolor de cabeza también pueden resultar afectados. Los síntomas pueden abarcar:


* Hinchazón debajo o alrededor de los ojos (puede afectar ambos ojos)
* Lagrimeo excesivo
* Ojo rojo
* Rinorrea (secreción nasal) o congestión nasal en un lado (el mismo lado donde se presenta el dolor de cabeza)
* Cara sonrojada, enrojecida

Las cefaleas en brotes pueden ocurrir a diario durante meses, alternando con períodos sin dolores de cabeza (episódicos) o pueden ser recurrentes durante un año o más sin interrupciones (crónicos).

Signos y exámenes:


El médico puede diagnosticar este tipo de cefaleas llevando a cabo un examen físico y haciendo preguntas acerca de los síntomas y la historia clínica.

Si el examen físico se realiza durante un ataque, dicho examen revelará la presencia del síndrome de Horner (párpado caído o pupila pequeña en un solo lado). Estos síntomas no se presentarán otras veces. Igualmente, no se observarán otros cambios neurológicos.

Exámenes, como las imágenes por resonancia magnética de la cabeza, pueden ser necesarios para descartar otras causas de los dolores de cabeza.

Causas, incidencia y factores de riesgo:


Las cefaleas en brotes son una forma bastante común de dolores de cabeza repetitivos y crónicos y son más frecuentes en los hombres que en las mujeres. Estas cefaleas pueden presentarse a cualquier edad, pero son más comunes en la adolescencia y la mediana edad.

Los científicos no saben exactamente qué causa las cefaleas en brotes, pero parecen estar relacionadas con una liberación súbita de histamina o de serotonina por parte del cuerpo. Los antecedentes familiares no parecen jugar un papel.

Algunas de las personas que experimentan cefaleas en brotes son grandes fumadores. El consumo de alcohol, así como la luz brillante (resplandor), el estrés o ciertos alimentos, pueden desencadenar episodios.

Tratamientos

Para disminuir la frecuencia de los ataques, se recomienda un seguimiento a largo plazo con un neurólogo. Desgraciadamente, no se conocen hasta ahora métodos para la prevención de estas cefaleas sin el uso de medicamentos, a excepción de lo citado anteriormente que consiste en hacerse un calendario de las cefaleas para detectar los factores desencadenantes propios a cada individuo.

Tratamiento preventivo con medicamentos:

- Verapamilo 120mg 3-6 veces al día (dosis diaria: 360-720mg), y en caso de mostrar resistencia a la terapia: Valproato 600-1800mg.

- como la dexametasona parenteral de 8-12mg, disminución rápida al cabo de 5-10 días.

Los siguientes medicamentos se pueden emplear para tratar o prevenir los síntomas de dolor de cabeza:
* Antihistamínicos
* Indometacina
* Carbonato de litio
* Antagonistas del calcio
* Propranolol
* Amitriptilina
* Verapamilo
* Ciproheptadina

En raras ocasiones, se puede recomendar cirugía en ciertas células nerviosas cerca del cerebro, si los medicamentos no resultan efectivos.

Tratamiento agudo con medicamentos:


Los analgésicos corrientes, opiáceos o no, generalmente no tienen efecto.



Expectativas (pronóstico)


Las cefaleas en brotes no son potencialmente mortales y no suelen causar cambios estructurales permanentes. Sin embargo, son crónicas y pueden ser tan dolorosas que interfieren con el trabajo o el estilo de vida. En ocasiones, el dolor puede ser tan intenso que algunas personas pueden pensar en hacerse daño a sí mismas. Los efectos secundarios de los medicamentos o de la cirugía pueden ser severos.

Complicaciones


* Dolores de cabeza que interfieren con las actividades diarias.
* Síndrome de Horner
* Efectos secundarios de los medicamentos
* Complicaciones debido a la cirugía para tratar los dolores de cabeza, incluyendo:
o debilidad muscular permanente en la cara o la cabeza
o disminución de la sensibilidad en partes de la cara o de la cabeza

Situaciones que requieren asistencia médica
Solicite una cita con el médico si las cefaleas en brotes no responden al tratamiento, si los dolores de cabeza afectan el sueño, si suceden cuando usted está activo o si están acompañados de otros síntomas.

Los síntomas de emergencia abarcan somnolencia, cambios en la visión, cambios en el movimiento o en la sensibilidad, convulsiones, cambios en la lucidez mental, al igual que náuseas o vómitos.

Prevención


En caso de ser propenso a sufrir de cefaleas en brotes, deje de fumar. Igualmente, es necesario evitar el consumo de alcohol y de cualquier alimento que esté asociado con este tipo de cefalea. En algunos casos, los medicamentos pueden prevenir la aparición de este tipo de cefalea.

Referencias


Silberstein SD, Young WB. Headache and Facial Pain. In: Goetz, CG. Textbook of Clinical Neurology. 3nd ed. St. Louis, Mo: WB Saunders; 2007: chap. 53.

Actualizado: 6/19/2008

Versión en ingles revisada por: Daniel B. Hoch, PhD, MD, Assistant Professor of Neurology, Harvard Medical School, Department of Neurology, Massachusetts General Hospital. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: Dr. Tango, Inc.

http://www.cefaleaenracimos.com/