Imprimir
Categoría: La Enfermedad
Visto: 2802

cefalea en racimosLa cefalea en racimos es el subtipo de CTA más frecuente. Otros nombres con los que se conoce también a esta cefalea son de Horton o histamínica, incluso se le ha dado el apodo de “cefalea suicida” debido a la gran intensidad de dolor que produce ideación suicida en quienes la sufren. 

La cefalea en racimos es un tipo de cefalea (dolor de cabeza) extremadamente intensa, debilitante, que tiende a repetirse en la misma zona de la cabeza en cada ocasión, generalmente alrededor de la órbita. Suelen ocurrir episodios repetitivos de dolor, que tienen una duración de entre 15 y 180 minutos, Ha recibido numerosos nombres: cefalea histamínica, cefalea de Horton, cefalea en acúmulos, cefalea en salvas y cefalea en brotes o, a nivel menos científico, cefalea suicida. En inglés se conoce como cluster headache.

 

Afecta aproximadamente a un 0,1 % de la población mundial.

Las fases de actividad y remisión son de duración variable según las personas, algunos enfermos presentan los síntomas de modo crónico, mientras otros tienen periodos de remisión de varios meses o años. Los ataques aparecen con frecuencia durante el sueño o al despertar por la mañana, aunque en periodos de alta actividad de la enfermedad, se pueden sufrir más de diez ataques al día independientemente del horario.

El dolor es muy severo, constante, taladrante y de carácter uniforme. Se localiza preferentemente en la región periorbital o temporal, es unilateral en el 90% de los casos y reaparece una y otra vez en el mismo punto.

Generalmente se asocian con ojo rojo, lagrimeo, ptosis palpebral, miosis, edema de párpado, rinorrea, obstrucción nasal y congestión facial y pueden, como otras cefaleas, acompañarse de fotofobia o fonofobia.

La cefalea en racimos suele acompañarse de intensa agitación. La literatura médica describe el dolor de la cefalea en racimos como el más intenso que un ser humano puede soportar sin perder la conciencia. Es, por tanto, una enfermedad altamente incapacitante, pues impide al enfermo hacer cualquier actividad durante el ataque y deja secuelas tales como agotamiento, ansiedad, depresión, insomnio, etc...

migranaLa cefalea en racimos aparece bruscamente a una edad que oscila entre la adolescencia y la juventud. Para el episodio agudo de dolor son útiles las siguientes terapias abortivas: Administración de oxígeno al 100% a un caudal de, como mínimo, 12 a 15 litros por minuto utilizando una mascarilla con reservorio y durante un periodo de tiempo máximo de 20 minutos, en caso de necesidad, se puede descansar cinco minutos y volver a aplicar. Este tratamiento es efectivo en el 78% de los pacientes siempre y cuando se utilice al comienzo de las crisis y para el resto de pacientes la solución está en aumentar el flujo hasta 20 ó 25 Lpm. Su utilidad ha quedado demostrada en estudios rigurosos y bien diseñados. También  los triptanes, como el sumatriptán y zolmitriptán han demostrado ser de mucha eficacia. Según muchos trabajos, el empleo de Melatonina es útil como tratamiento.

Como tratamiento preventivo se pueden emplear los siguientes fármacos: Prednisona, fármaco que pertenece al grupo de los corticoides, betabloqueantes como el atenolol, bloqueantes de los canales del calcio, como el verapamilo, agentes anticonvulsivantes, como el topiramato, carbonato de litio.

Si padeces de Cefalea en Racimos y necesitas información, apoyo y ayuda, entra en nuestro Grupo y conoce personas con tu misma enfermedad que podrán ayudarte a encontrar soluciones y con las que podrás compartir tus experiencias. 
No lo dudes, entra a formar parte de esta gran familia.