La migraña es una enfermedad del cerebro que puede afectar a lo largo de la vida, aunque el pico de incidencia se sitúa entre los 14 y los 50 años, afectando más a mujeres que a hombres. El Dr. Pablo Baz, coordinador del grupo de trabajo de neurología de SEMERGEN nos ha respondido para iSanidad. Lo mejor de la sanidad algunas cuestiones sobre esta enfermedad, que padecen más de 4 millones de personas en España.

¿Sabe el médico hasta qué punto es incapacitante la migraña?
En España tiene una alta prevalencia, con cifras de entre 4 a 5 millones de personas. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la migraña está clasificada como la sexta enfermedad más incapacitante. La forma crónica en que se manifiesta (dolor de cabeza durante 15 días o más), la padecen cerca de 1,5 millones de personas, y, precisamente, su principal complicación es en cuanto al número de días laborales perdidos o la merma en la actividad diaria. Por todo ello, genera un alto porcentaje de pacientes que visitan los servicios de urgencias y consultas en Atención Primaria.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la migraña está clasificada como la sexta enfermedad más incapacitante

¿Hay esperanza de que los nuevos fármacos mejoren la migraña?
Según los estudios publicados, una vez transcurridos los tres meses de tratamiento, los pacientes experimentan una mejoría en la reducción de la duración de la migraña, hasta en un 50% o más, en comparación con aquellos que recibieron el placebo.

Asimismo, los pacientes tratados tuvieron una reducción media mayor en el número de días con cefaleas y en el número de días que necesitaron tomar medicamentos para frenar las migrañas. No obstante, como todo fármaco debe tener un buen perfil de eficacia y seguridad.

Una vez transcurridos los tres meses de tratamiento, los pacientes experimentan una mejoría en la reducción de la duración de la migraña, hasta en un 50%

¿En qué casos se puede tratar desde Atención Primaria y cuándo requiere la supervisión de un neurólogo?
Ante síntomas de alarma, focalidad neurológica o síntomas cambiantes en el tipo de migraña, se debe realizar una prueba de imagen de forma inmediata, así como valorar al paciente en función de diversos factores (edad, comorbilidad…). Sin embargo, es fundamental una buena exploración neurológica para descartar causas secundarias. De esta forma, un alto porcentaje se dan cita en nuestras consultas y realizamos un seguimiento de su evolución .

¿Por qué es tan difícil de diagnosticar?
A día de hoy, no existe ninguna prueba específica para comprobar la existencia real de la migraña. Por tanto, el diagnóstico diferencial frente a otras enfermedades es clave, sobre todo de cara a la tranquilidad del propio enfermo. Una prueba de imagen, TAC o RMN nos reafirma en el diagnóstico.

El diagnóstico diferencial frente a otras enfermedades es clave, sobre todo de cara a la tranquilidad del propio enfermo

No obstante, es fundamental una buena anamnesis con antecedentes familiares, factores desencadenantes o clínica asociada.

El 50% de los pacientes diagnosticados con migraña abandonan el seguimiento, ¿cómo se puede aumentar su adherencia al tratamiento?
Para conseguir una mayor adherencia al tratamiento es fundamental hacer un seguimiento desde Atención Primaria, donde la inercia terapéutica y el tratamiento no farmacológico es más directo, además de monitorizar las crisis, duración y síntomas. Tenemos que tener una especial empatía con estos pacientes, para mejorar su calidad de vida.

Fuente: Isanidad