Migraña: qué es,
causas, síntomas
y tratamiento

La migraña es un desorden neurológico que se manifiesta
en un dolor de cabeza intenso o grave.
Es una enfermedad extremadamente incapacitante y puede
acompañarse de vómitos, intolerancia a la luz y al sonido, etc.

Según la OMS, la migraña es la 8ª enfermedad más discapacitante
de la humanidad en días de capacidad por años vividos.

¿Qué es la migraña?

La migraña (jaqueca) es un desorden neurológico que se manifiesta en un dolor de cabeza intenso o grave, lo que hace que sea
una enfermedad extremadamente incapacitante para las personas que la sufren.

Afecta a la parte frontal o a toda la zona del cráneo y se presenta en forma de crisis o ataques. Puede ir acompañada de otros síntomas.

Estas crisis pueden presentarse de forma:

Episódica

Cuando el dolor aparece hasta 9 días al mes, hablaremos de crisis episódica poco frecuente;
o bien de episódica muy frecuente si hay dolor entre 10 y 14 al mes.

Crónica

Cuando hay 15 o más días de crisis al mes.

Tipos de migraña

Migraña sin aura

Provoca un dolor muy fuerte, por lo que interfiere en la actividad habitual, y sus principales síntomas son:

  • Dolor en un lado de la cabeza, aunque en algunos casos puede expandirse por toda la cabeza.
  • En algunos casos, es un dolor pulsátil (se sienten los latidos del corazón).
  • Con menor frecuencia, el dolor puede presentarse en el cuello o en la mandíbula.
  • El dolor aparece de forma espontánea y suele durar más de 4 horas y menos de 3 días. En niños y adolescentes los ataques
    pueden durar menos de 4 horas.
  • La actividad física y el movimiento de la cabeza empeoran el dolor.
  • Puede provocar intolerancia a la luz (fotofobia), a los sonidos (fonofobia) y a los olores (osmofobia). También náuseas y vómitos.

La migraña sin aura es la forma más frecuente de migraña

Migraña con aura

Se distingue de la migraña sin aura por la aparición de otros síntomas (aura), que pueden afectar a diferentes sentidos: vista, tacto y/o lenguaje.
Estos síntomas a menudo son previos al dolor y, con menor frecuencia, pueden aparecer durante o tras el dolor.

Tipos de aura:

Aura visual
  • Aparecen destellos luminosos en el centro del campo de visión, que se desplazan a un lado en zig-zag.
  • Es la más frecuente.
Aura sensitiva
  • Suele iniciar con hormigueos en la punta de los dedos de una mano, ascender hasta el hombro y finalmente manifestarse en la comisura de boca y lengua.
  • Es la segunda más frecuente.
Aura del lenguaje
  • Provoca dificultad de comprensión del lenguaje y/o para articular palabras.
  • Suele aparecer junto a los síntomas visuales o sensitivos.
  • Es poco frecuente.

 

Otros tipos de aura menos frecuentes
  • Aura retiniana: igual al aura visual, pero con afectación de un solo ojo.
  • Aura del troncoencéfalo: se caracteriza por síntomas visuales, sensitivos o del lenguaje.
  • Aura motora: provoca una parálisis temporal parcial o total de un lado del cuerpo y una alteración de consciencia, que puede
    prolongarse durante 24 horas. Puede producirse junto a otros tipos de aura.

La migraña con aura afecta a entre un 15 y un 30% de las personas que sufren migraña

Migraña menstrual

Se relaciona con la bajada brusca de los niveles de estrógenos, que suele producirse justo antes de la menstruación.
Suele iniciarse con la primera regla, pero puede mejorar o desaparecer durante el embarazo o la menopausia. Sin embargo, los tratamientos
hormonales (píldora anticonceptiva/sustitutivos hormonales) pueden empeorarla.

Existen dos tipos de migrañas menstruales:

Migraña menstrual pura: ataques de migraña que ocurren durante el día 1 de sangrado ± 2 días.
Migraña relacionada: migraña menstrual pura que puede coexistir con episodios de migraña en otros momentos del ciclo.

Síntomas de la migraña

El dolor…

Agudo, profundo y pulsátil, como si estuvieran dando golpes en la cabeza
Solo afecta a la mitad de la cabeza. En algunos casos puede aparecer en la parte frontal o bien en toda la zona craneal

Gradual, ya que se inicia de forma leve y aumenta a medida que pasan las horas

La luz, el ruido y los movimientos suele empeorar el dolor

El mismo dolor, puede durar desde horas hasta 2 o 3 días

También te puede provocar…

 

  • Lagrimeo
  • Hipersensibilidad a los olores
  • Congestión y/o descarga nasal
  • Náuseas o vómitos
  • Intolerancia a la luz (fotofobia)
  • Fobia a los ruidos fuertes (fonofobia)

Causas de la migraña

El origen de la migraña es una combinación de factores ambientales y genéticos. Algunas familias son especialmente propensas a sufrirla y la genética influye en el tipo de migraña que sufren las personas afectadas.

Variantes genéticas comunes

Estudios científicos han identificado distintas variantes genéticas muy importantes en la multiplicación de las migrañas en una misma familia. Por ejemplo, tres genes mendelianos asociados a la migraña hemipléjica (una forma grave de migraña) y, con mayor relevancia, la herencia poligénica, que supone la intervención de un grupo de genes específicos con diferentes versiones (alelos), que interactúan entre sí para provocar la manifestación de esta enfermedad.

Además de los factores genéticos, también pueden dar lugar a una crisis estos factores:

  • Psicológicos: estrés, ansiedad y depresión.
  • Malos hábitos del sue ño: dormir mucho o poco.
  • Deshidratación: es importante beber suficiente agua para mantenernos hidratados, pues la deshidratación puede desencadenar episodios de migraña.
  • Hormonales: menstruación u ovulación.
  • Dieta:
    • Por Malos hábitos dietéticos como el exceso de alcohol o cafeína, comidas con nitritos, aspartamo y glutamato monosódico.
    • Saltarse las comidas, tener sensación de hambre, tener bajos los niveles de azúcar en sangre, etc.
  • Farmacológicos: nitroglicerina, estrógenos, analgésicos…
  • Cambios bruscos en la actividad física.
  • Dolor de cabeza o cervical, de otro origen.
  • Cambios en el ambiente: cambios estacionales o de tiempo, cambios de presión atmosférica…
  • Estímulos sensoriales:
    • Estrés visual como consecuencia de la luz solar, la exposición prolongada ante la pantalla del ordenador u otras luces intensas o intermitentes.
    • Olores fuertes, como el del perfume, el incienso, los productos de limpieza, el humo del tabaco o la contaminación.
    • Ruidos fuertes y/o constantes.

Diagnóstico de la migraña

No existe una prueba específica para diagnosticar esta patología. Para confirmar si tienes migraña,
tu médico analizará tu historial clínico (anamnesis):

  1. Zona y tipo de dolor
  2. Presencia de otros síntomas como náuseas o vómitos, molestias de la luz, sonidos, olores, etc.
  3. Inicio, frecuencia y duración del dolor
  4. Antecedentes familiares de migraña

Adicionalmente…

  • Para descartar otras enfermedades, puede realizarte un examen físico general y un examen neurológico.
  • Para el diagnóstico de la migraña con aura visual o retiniana puede ser necesaria una evaluación oftalmológica que permita
    descartar posibles enfermedades del ojo.
  • Para el diagnóstico de la migraña menstrual se recomienda completar un calendario del registro del dolor, durante 3 ciclos menstruales
    consecutivos. Deberás anotar los días de inicio y fin de la regla y los días con dolor en ese periodo.
  • Pueden ser necesarias pruebas diagnósticas complementarias, en función de tu historial clínico.

Tratamiento de la migraña

La migraña es una enfermedad crónica, que te acompañará toda la vida, en diferentes momentos. Aunque no conlleva un riesgo de muerte, en algunos casos puede provocar incapacidad.

 

No existe un tratamiento curativo, pero es una enfermedad manejable. Tu médico te indicará la forma más adecuada para poder controlar la enfermedad y mejorar tu calidad de vida.

 

El éxito de un tratamiento se mide por la reducción de la frecuencia o la severidad del dolor. Existen dos tipos de tratamientos:

En episodios de dolor agudo tu médico te indicará tratamiento analgésico para detener los síntomas, con medicamentos como…

  • Analgésicos. Su efecto es muy limitado en personas adultas, solo se aconsejan en niños y adolescentes.
  • Antinflamatorios no esteroideos (AINES), para tratar las crisis leves o moderadas de migraña.
  • Triptanes. Usados principalmente para tratar la migraña moderada y severa, y para aquellos pacientes que tienen una crisis leve y no toleran o responden a los AINES.
  • Antieméticos. Se usan principalmente para controlar las náuseas y los vómitos propios de la migraña.

Para prevenir su aparición y reducir la intensidad del dolor te recomendará iniciar un tratamiento preventivo. Se indica cuando las crisis de migraña son muy frecuentes e intensas, y cuando el tratamiento analgésico no hace efecto:

  • Betabloqueantes. Indicados para la migraña con aura, provocada por la hipertensión y el embarazo.
  • Calcioantagonistas. Para prevenir la migraña con o sin aura y para las personas que rechazan los betabloqueantes.
  • Antidepresivos. Cuando hay depresión y/o ansiedad.
  • Antihipertensivos. Para tratar la migraña por hipertensión arterial y cuando el paciente no tolera los betabloqueantes.
  • Neuromoduladores. Se utilizan cuando la migraña está relacionada con el sobrepeso y la epilepsia. También para tratar la migraña sin y con aura, y la migraña crónica.
  • Toxina Botulínica A. Como método preventivo para los casos de migraña crónica.

 

Además de estos tratamientos, se está investigando sobre nuevos fármacos con resultados esperanzadores para algunos pacientes. También pueden ser de ayuda las terapias complementarias

Recuerda evitar los factores que pueden desencadenar la migraña y que puedes prevenir,
como el estrés, el exceso de alcohol y de cafeína y el exceso de sueño.

¡Acude al médico para saber qué tratamiento es el más adecuado y entrégale tu diario de síntomas!

¿A quién afecta?

¿A quién afecta?