Imprimir
Categoría: Actualidad
Visto: 2777

encuesta-urjcLa Universidad Rey Juan Carlos está realizando una evaluación en profundidad de distintos factores cognitivos y emocionales que pueden estar relacionados con la gravedad de los síntomas de la migraña y su cronificación.

Su identificación correcta nos ayudará a mejorar los programas multidisciplinares de tratamiento. Para colaborar, sólo tienes que rellenar de manera totalmente anónima unos cuestionarios.

 

Actualmente, existe consenso en concebir la migraña como un estado de hiperexcitabilidad caracterizado por  una hipersensibilidad generalizada hacia la estimulación aversiva, tanto de tipo sensorial, como de carácter cognitivo, si bien la identificación de las causas de tal hiperexcitabilidad es aún objeto de estudio. Por otra parte, cada vez son mayores las evidencias a favor de la implicación de procesos de sensibilización central del dolor en la patogénesis de la migraña. En los últimos años, la investigación básica ha identificado algunos procesos cognitivos y emocionales que pueden contribuir tanto a la hiperexcitabilidad como a la sensibilización central. Se han identificado procesos cognitivos capaces de modificar el funcionamiento de diversas estructuras cerebrales que están implicadas en el procesamiento del dolor y cambiar los patrones de actividad de las vías nerviosas que ayudan a modular la sensación dolorosa, así como contribuir a los procesos de hiperexcitabilidad ante estímulos de diferente naturaleza. Sin embargo, aunque se ha estudiado su contribución al mantenimiento de otros síndromes de dolor y al aumento del dolor agudo en personas sanas, su estudio en la migraña es aún muy escaso. La correcta identificación de estos elementos en las personas con migraña, así como el estudio de su relación con la intensidad y frecuencia de los ataques y su carácter incapacitante, ayudará a contrastar si su alteración podría ser uno de los elementos que ayuden a explicar los procesos de sensibilización central del dolor y de hipersensibilidad a los estímulos, y, por tanto, la gravedad de la migraña.

El conocimiento de la relación entre estos procesos y la severidad de la migraña permitiría ampliar y desarrollar nuevos modelos multidisciplinares de tratamiento, orientados a la disminución de la severidad y a la prevención de la cronificación.